Páginas vistas en total

sábado, 28 de septiembre de 2013

OTOÑO - MICAEL

“FIESTA DE MICAEL, la fiesta de la cosecha
Demos la bienvenida al otoño, que nos trae sus colores amarillos y dorados, con sus frutos característicos, peras, manzanas y membrillos, calabazas, castañas, lombardas, berenjenas o el hinojo...., cargados de proteínas y nutrientes que nos preparan para el invierno. Contemplar los cambios de colores del vergel, es un espectáculo que debemos disfrutar, celebrar y compartir. La naturaleza hace el resto. Esa "ruptura" o sucesión de pigmentos es la que nos regalan los frutales en su último suspiro de la temporada. Solo cabe relajarse y reflexionar.
Pronto comenzaremos las actividades en  ESCUELA DE VALOR a la cual estáis tod@s invitad@s.
La primera actividad, será un curso de bioconstrucción, que desarrollaremos a la vez de la obra de reforma. Tenemos que acondicionar las edificaciones agrícolas, al nuevo uso de escuela, con aulas y prepararla para recibir a muchos participantes.

Durante el invierno espero que os suméis a la construcción del vergel forestal. Plantaremos árboles, arbustos y cientos de matas, en el perímetro de la finca. Y claro está, disfrutaremos de la típica tertulia en el campo, mientras tomamos el debido almuerzo, tras cada jornada de trabajo.

¿Sabías que...
La Fiesta de la Cosecha, que se realiza desde la época primitiva,  para dar gracias a los dioses por los alimentos recibidos de la cosecha -que garantizaba durante un año el alimento- hace de esta celebración una de las más longevas de la humanidad.
Porque sólo la Naturaleza tiene el poder de producir algo de la nada, aunque los agricultores intervengan en ella según sus intereses.
En el continente europeo la Iglesia Católica adoptó el ritual de recolección, al igual que otras costumbres antiguas. En la Edad Media se realizaba la celebración, con pan para la eucaristía, tras haber sido completada la recogida de la cosecha.
En la actualidad muchos países de habla inglesa celebran el Día de Acción de Gracias, cuyo origen probablemente provenga de la Fiesta de la Cosecha. Este día festivo es considerado oficial en algunos países y se celebra el primer domingo de octubre o el último de septiembre, agradeciendo los alimentos recibidos.
Eliade –sin duda uno de los más importantes historiadores de las religiones–, que nos muestra que estas festividades también son europeas –habla con mucha frecuencia en presente al escribir su libro– y que se trata de ceremonias con equivalentes universales en la historia de los pueblos agrícolas. “La religión de la Tierra, incluso si no es la más vieja religión humana, como lo creen ciertos estudiosos, es de las que mueren difícilmente. Una vez que se ha consolidado en las estructuras agrícolas, los milenios pasan sobre ella sin cambiarla. A veces no presenta ninguna solución de continuidad, de la prehistoria hasta nuestros días” (Eliade, 1998: 227).
 Porque “para el hombre ‘primitivo’, la agricultura, como cualquier otra actividad esencial, no es una simple técnica profana, es ante todo un ritual. Así fue en los comienzos y la situación sigue siendo la misma hoy en las sociedades agrarias, hasta en las regiones más civilizadas de Europa” (Eliade, 1998: 299).
Un abrazo, Rosa Mª

No hay comentarios:

Publicar un comentario